Mostrando entradas con la etiqueta pgm. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pgm. Mostrar todas las entradas

martes, 5 de febrero de 2013

Primera Guerra Mundial: A la primera batalla de Marne se iba en Taxi

Cuando von Kluck desvió sus tropas para auxiliar a von Bülow dos sucesos hicieron ver que que se podía intentar romper el cerco alemán que se cernía sobre París. El milagro que se pedía llegaba del lado alemán en forma de un mensaje interceptado sin codifcar, donde se hablaba del cansancio de las tropas después de haber perseguido a los franceses en su retirada hasta faltar 30 km de la torre Eiffel.

 von Kluck

von Bülow
 
Las alemanes cumpliendo el Plan Schlieffen del Estado Mayor le habían pasado por encima a Bélgica, a su ejército y el cuerpo expedicionario inglés enviado en su auxilio. Luego de hacer retroceder a los franceses las tropas necesitaban descanso. No lo tendrían.

 Gallieni

Al ver que el flanco de von Kluck se debilitaba de cara a París se preparó una ofensiva que comenzó el 2 de septiembre de 1914 al mando del general Maunoury . El gobernador militar de París, Gallieni, formó un regimiento y requisó todo el servicio público de taxis y colectivos y los envió con tropas al frente ante un ataque alemán el 7 de septiembre. 

Para el 15 de septiembre los alemanes se retiran al Aísne y ahí se plantan. 

2 de septiembre:
 
7 de septiembre:
 
 15 de septiembre:

 Maunoury

Las primeras trincheras una vez estancado el frente eran poco profundas, rectas, sin protección a los obuses que despedazaban a los hombres.

En Marne hubo 250.000 bajas estimadas de cada bando.  

Con el tiempo las trincheras sería más profundas, en zigzag, con estructuras y pisos de madera y morarían en ellas hacinadas las tropas como carne al matadero.

La mayoría de los generales franceses y el resto de los altos oficiales habían participado de la guerra Franco-Prusiana en 1870. Era hombres de otra época no de la era de la ametralladora. Las viejas cargas a la bayoneta que esos generales conservaban como románticos recuerdos heroicos se convertían en matanzas enormes.

Esos generales habían llevado a cientos de miles de soldados al frente vestidos con pantalones y gorras rojas, chaquetas azules. Sus cabezas eran rojos pájaros en el verde paisaje, en una guerra donde los francotiradores con mira telescópica poblaban las trincheras. 

Los generales alemanes los vistieron con un verde grisáceo mucho más prudente.

En ese frente estancado pasarían los cuatro años siguientes, ya con nuevos uniformes y cascos más adecuados, llegó Verdún y los muertos superaron el millón.

Memorial de la batalla de Marne

lunes, 24 de diciembre de 2012

Primera Guerra Mundial: ¡A Berlín! ¡A París! Volveremos a casa para Navidad

Las tropas francesas vestidas con gorros y pantalones rojos y chaqueta azul, un verdadero imán a las balas, dicen ¡A Berlín! en 1914:

Las tropas alemanas, con un más conveniente uniforme verde-gris, dicen ¡A París!:

Todos coinciden en algo, en Navidad volvemos a casa. La Navidad de 1914 la festejaron en las trincheras, donde ocurrió una rara tregua y las tropas se saludaron en la tierra de nadie:

Cruz que conmemora el lugar de confraternización navideña de 1914 en Bélgica:

Pasarían tres navidades más en las trincheras para recién poder volver a casa a festejar la Navidad, la de 1918, siempre y cuando no hayan estado incluídos entre los 10 millones de muertos o entre los 8 millones de desaparecidos.

martes, 18 de diciembre de 2012

Tropas de EEUU en la Revolución Rusa: Una guerra muy fría

Para 1918, finalizando la Primera Guerra Mundial, los aliados decidieron aportar tropas para apoyar al Ejército Blanco que luchaba contra los bolcheviques. No sólo era solidaridad con los rusos blancos, cada potencia que intervino tenía sus aspiraciones territoriales para rapiñarle a Rusia. Entraron a los puertos con gran fanfarria pero la alegría duró poco.

Fueron 14 países los que enviaron hombres en algunos casos, como EEUU, sacándolos del frente occidental y llevándolos en barco al puerto de Arkangel. EEUU además trasladó tropas de las cálidas Filipinas y California para enviarlos al puerto de Vladivostok y de allí adentrarse en Siberia con -50º C. Fueron unos 15.000 estadounidenses los que participaron.

Las tropas de EEUU avanzaban con el ferrocarril construyendo fortines. Repetían la conquista del Oeste. Pero todo duró menos de un año. Los vientos de cambio en Rusia eran irreversibles y las tropas fueron retiradas con numerosas bajas, la mayoría por congelamiento y enfermedades.

lunes, 3 de septiembre de 2012

OK? NO, FRIBENTOS: Fray Bentos corned beef

Antes que en la Segunda Guerra Mundial los soldados de EEUU impusieran el OK, los soldados ingleses en la Primera hicieron circular el "Fribentos" que era decir que estaba todo bien. Esa era la fama del corned beef elaborado a orillas del río Uruguay.

Todo lo empezó quien es considerado el padre de la química orgánica, el alemán Justus von Liebig. Fue el pionero en determinar el comportamiento de las plantas con el abono y el concepto de fertilización a partir del nitrógeno y otros nutrientes. Al mismo tiempo logró obtener el extracto de carne como base proteica para alimentar al mundo. 

Entre las dos cosas si hasta hoy la sobrepoblación mundial no se comió entre sí fue por los logros de Liebig.

Un ingeniero belga, George Giebert, propuso instalar en Uruguay una planta que llevara a nivel industrial los conocimientos de Liebig para el proceso de carnes bovinas. Liebig Extract of Meat Company pone el capital y en 1863 y la Societe de Fray Bentos Giebert & Cie. comienza a elaborar extracto de carne y aparece en el frente de la Guerra Franco-Prusiana. 

En 1873 comienzan a elaborar el corned beef, con la particularidad de hacer sentir en la boca cierto crocante entre la carne, los granos de sal. Los soldados ingleses lo reciben como ración en la Guerra de los Bóers.

La Primera Guerra Mundial demandó enormes cantidades de latas de Fray Bentos. Unos tanquistas, de los primeros tanques que existieron, le pusieron Fray Bentos al suyo, el F-41, pues eso eran, carne enlatada. Encajados en una trinchera, resistieron el áspero fuego alemán. Un segundo tanque apodado Fray Bentos fue capturado y expuesto al Káiser:

En 1924 pasa a capitales ingleses para llamarse La Anglo. Uruguay rompía con todo lo que fuera alemán y se abrazaba al triunfante Imperio Británico como se vería luego con la llegada del Graf Spee a Montevideo en 1941, años donde los soldados soviéticos resistían a los alemanes comiendo corned beef Fray Bentos, en el mejor de los casos, claro.

En 1964 se encuentran trazas de fiebre tifoidea en los productos. Se encuentra el problema pero el golpe es duro. Las ventas caen hasta que en 1971 se hace cargo el estado uruguayo cerrando en 1979. Hoy la planta es un museo industrial.

Por esta manga las vacas iban rumbo a las latas:

The Office
 
En cuanto a la marca Fray Bentos revivió con éxito en Gran Bretaña pero ha sido bastante bastardeada. Su dueña, Princes Food sería adquirida por la Premier Foods por lo cual, para evitar el monopolio de enlatados la marca Fray Bentos fue vendida al grupo escocés Baxter. 

Al mismo tiempo puede verse esta oferta en un supermercado online inglés que ofrecen un corned beef Fray Bentos "elaborado en Sudamérica" pero no dice por quién:

En Australia Campbell's ofrece también productos Fray Bentos, como puede verse, mucha promiscuidad corporativa con aquella gran marca:

Pero a pesar de todo los ingleses ya pueden volver a comer corned beef hecho en Uruguay. El grupo brasileño Magrif instaló su planta en la que fue llamada "La cocina del mundo", Fray Bentos:

Hoy en Fray Bentos puede verse un monumento que suelen llamarlo "al extracto de carne" pero en realidad es a Justus Liebig y su extraordinario trabajo.