jueves, 10 de marzo de 2011

FONTANEDA: Abril del 2002, cuando me quedó claro que la prosperidad europea se iba a pique

En Argentina veníamos de los '90 y el 2001. Según los europeos nos pasaba por indios que éramos, sin ver que ellos estaban en el mismo proceso neoliberal destructivo.

Fontaneda, una firma tradicional, fabricante de galletitas fundada en la villa palentina de Aguilar de Campoo por Eugenio Fontaneda en 1881 era comprada en 1996 por la United Biscuits de Nabisco. En el 2002 decidió cerrar la planta de Aguilar, sólo le interesaba la marca. Fue el mismo proceso de Bagley y Terrabusi en Argentina.

Los trabajadores y todo el pueblo salieron a las calles, pero las multinacionales son insensibles a todo. El Grupo Siro más tarde se hizo cargo de la planta, pero el daño estaba hecho. El neoliberalismo actúa sobre el trabajador de décadas de una firma adquirida bajándolo a foja cero.

Ver a los trabajadores de Fontaneda cortar una ruta en protesta de los mismos efectos del neoliberalismo aqui en los '90 me dejó ver claro el destino de Europa. A esa altura, la industria gráfica francesa, por dar un ejemplo, había sido comprada casi en su totalidad por firmas de EEUU y Canadá.

Ya sea porque al abrazar el neoliberalismo Europa lo hizo desde instituciones más fuerte que las nuestras, requiriendo más disimulo, lo que a nosotros nos liquidó en 10 años a ellos les llevó 20 pero llegaron al mismo lugar.

Es preciso recordar que aquella constitución de la U.E. que fue rechazada en voto popular en Francia ponía al neoliberalismo en rango constitucional, sin otra opción de visión económica. De eso nadie se acuerda.

Es interesante ver las portadas del diario El País del grupete Prisa en esos días. Digo grupete porque un grupo mayor, el Liberty, se los lastró hace poco. Ni mención de Fontaneda en portada. Eso sí, mucho sobre el frustrado golpe a Chávez del cual Prisa fue cómplice junto a Aznar. 

El País se pregunta "¿Por qué falló el golpe?" y no por qué se produjo.

En 1999 fui testigo de llaves puestas del lado de afuera en puertas de casas rurales de la Bretaña francesa, por si alguno de la familia se había ido sin llaves. En el 2002 ya no lo hacían. Había habido robos en la zona. Fin de la sensación de tranquilidad.

Los trabajadores de Fontaneda, sin saberlo y hace 9 años, eran de los primeros en engrosar una lista que llevaría hoy a España a tener más de 5* millones de desempleados.

*Cifra actualizada en el post el 15/03/2012. En la fecha del post decía 4.

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Gran post.
Puede que a Europa le llevara más años por tener instituciones más fuertes, como decís. Pero al final, a todo chancho le llega su agosto (¿así es la frase?)

Saludos.

Julio Jaime dijo...

Creo que es "A todo chancho le llega su San Martin"

Hernán dijo...

Impresionante lo de El País. Es el Clarín de España. También la primera noticia, que dice que 8000 personas protestan para defender "sus señas de identidad", como si fueran todos unos irracionales tradicionalistas-sentimentaloides, y no que estén defendiendo el trabajo y el estado de bienestar desmantelado poco a poco por los entusiastas del neoliberalismo defensores de los poderosos.