jueves, 12 de agosto de 2010

Las Abuelas no necesitan el Nobel, Nobel necesita a las Abuelas


Sin que haga falta mencionar por lo reciente lo insólito del Nobel de la Paz a Obama, en 1973 se lo dieron a Kissinger, un genocida que si no está preso es por la banca del imperio.

Se lo dieron junto al vietnamita Le Duc Tho, supuestamente por los tratados de paz en París donde se resolvió la retirada de EEUU de Vietnam. Sólo hace falta ver las especificaciones de una bomba usada por la U.S.A.F. en la batalla de Xuan Loc contra el ejército nordvietnamita en 1975, dos años después, para entender lo ridículo del premio:

Bomba BLU-82 Daisy Cutter


Nada que necesite oxígeno sobrevive en 300 metros a la redonda
Kissinger, cuyo apellido es Meyer, judío alemán excomulgado, huyó con su familia de la Alemania Nazi en 1938, personificó la cruel paradoja de alentar genocidios dignos de esa Alemania Nazi en países tan distantes como Indonesia, Laos, Camboya, Vietnam, Sahara, Chile, Argentina, Uruguay y en todos aquellos donde los intereses de EEUU necesitaban mantener o destituir los gobiernos locales.

Para con la Junta Militar en Argentina largó su célebre frase refiriéndose a lo que él sabía era una guerra sucia:

"Si pueden terminar antes que vuelva el Congreso, mejor"

Promotor y miembro del Club Bilderberg junto a Rockefeller y la banca Rothschild, Kissinger tiene tanto sufrimiento ajeno, tantos muertos, torturados y desaparecidos alrededor del mundo en su haber que cualquier persona de bien hubiese muerto de un ataque de conciencia.

El ya tiene 87 años y no se arrepiente de nada.

2 comentarios:

el ojo con dientes dijo...

buen recuerdo. excelente y muy oportuno che!

Gringoviejo dijo...

Sí, yo pensé exactamente lo mismo.Creo que lo mejor que pueden hacer, si se los dan, es no aceptarlo y esgrimir públicamente esas mismas razones que vos exponés.Tampoco me gustó que se propusiera solo a Abuelas,que antes que abuelas son madres.En todo caso debe ser para las tres agrupaciones en conjunto.Pero igual creo que el Nobel de la paz ya de premio no tiene nada, al contrario,creo que degrada al que lo recibe al ponerlo a la par de asesinos como Kissinguer.Saludos.