jueves, 19 de agosto de 2010

ME LOS LIMPIO CON ODOL

Estoy repodrido de las publicidades en general. A lo que apelan para vender sus productos. Sin límites ni en el mensaje ni en la forma invasiva y sorpresiva como a uno se la imponen con el aval de los responsables de los medios de comunicación.
Y los pocos límites los obedecen en la mínima, con ilegibles carteles diminutos con el precio de un sms a 10 mangos o que lo consultes al médico primero. Ni hablar de la patada en los huevos del oído que significa escuchar por radio pliegos y condiciones de concursos truchos o que hay que beber con moderación y siendo mayor de edad dicho por un locutor subido a un F1. Un mamarracho.
Recuerdo cuando asombrado veía en la televisión francesa que antes de ir al corte aparecía un cartel que decía "Pub" unos segundos, suficiente para que decidamos si nuestra atención la ponemos en los avisos comerciales que seguían o en otra cosa. Seguramente en Francia ya deben estar perdiendo estas cosas, es que nosotros tuvimos al neoliberalismo del viva la Pepa 10 años antes, fueron 10 años que salté el Atlántico a cada rato y vi el paralelo de los procesos, tan claramente que sentí enorme pena de ver un país como Francia a punto de sucumbir en los mismo que cayó la Argentina. Hoy están echando gitanos por el tema de la inseguridad. La France se puso facha y es que siempre tuvo muchos fachos. El 2001 francés aún no llegó, va a ser una de esas puebladas con las que los franceses acostumbran a marcar hitos históricos.
Acá el neoliberalismo nos llevó a un Francella en medio de una comedia familiar en horario de protección al menor recomendando a una acrtiz menor de 21 años en ropa interior que tomara jarabe antitusivo (droga de barrio si la hubo) ante una falsa tos agregada al guión para facturar.
Ningún cartel que diga "Pub".
Por eso puteo cuando veo que lo hacen en la Televisión Pública siendo que debería estar prohibido en todos los demás medios, pero no por el Comfer, por el Ministerio de Salud de la Nación, carajo.
La publicidad invasiva, la que te llega sin aviso, incluyendo los letales carteles en rutas y autopistas incluyendo en curvas de 90º, secuestran nuestra atención. Es delito.
Luego de este eructo viene algo más específico:
Me tienen seco las publicidades de pasta dental
Mi dentista siempre insiste en que no use. El tipo es profesor en la UBA, calculo que es una doctrina médica que excede a la unitaria de mi odontólogo. Debe haber más profesionales que piensan así. Las pastas pulen el esmalte.
Yo le insisto sobre lo desagradable que significa con el suprabón en la boca de la madrugada revolver la cloaca sólo con agua, que uno necesita la menta dando vueltas, obteniendo como respuesta: un poco al final y sin darle mucho. Un buche, sin decirlo.
"Aprobado por la Asociación Odontológica Argentina". ¿Quiénes son los que componen estas asociaciones médicas, siendo la Cardiológica otra que pone el sello en la publicidades a troche y moche y al Vidacol también? ¿Son pequeñas Sociedades Rurales de sus especialidades? ¿Qué reciben a cargo de "aprobar" o "recomendar"?
¿Y los odontólogos que rifan la matrícula exponiéndose por cuánto cobre será?
Colgate sacó uno que te alivia la sensibilidad al toque. Lo promociona mostrando a ocasionales transeuntes probándolo y tomando un vaso de agua fría. Ni uno con manchas de nicotina o café, sólo comedores de inmaculados mármoles blancos. Enseguida pensé: Estos hijos de puta son capaces de ponerle lidocaína.
No pasó un mes y Sensodyne, uno que le viene poniendo plata a la pauta publicitaria de la televisión que casi le empieza a llegar a las rodillas a La Serenísima, sacó un Sensodyne Rápido. Sí, rápido, lo que les llevó diseñar la etiqueta y la campaña publicitaria con gente sentada que ante un vaso de agua fría hace caritas de dolor hasta que se untan con Sensodyne Rápido y listo. Adormecido el nervio, la sensibilidad descansa.
Pero es una lástima que gasten tanto en nuevos productos, porque desde que probé el Sensodyne espuma con envase en forma de garompa mi pasta dental ya no la uso más:
Los alemanes de ODOL fueron los que inventaron el negocio, porque lavarse los dientes con un palito con gusto a menta es tan viejo como pasarse hojas que provienen de árboles para limpiarse el tujes más allá de Higienol.
En Argentina se llamó ODOL S.A. y hoy es una marca, como KOLYNOS y NOC 10, fagocitadas por la corporación Colgate. Como con los alimentos, hoy nuestras viejas marcas son todas de Arcor o Kraft.
Para Diciembre de 1973, en cambio, ODOL S.A. gritaba su argentinidad a los cuatro vientos a través de una solicitada en los diarios:
Se debe notar que la solicitada es firmada por "El Directorio". Esto es antes del decreto de Lastiri que obligaba a poner el número de documento de los firmantes. En desacuerdo, el ERP tomó Clarín y obligó a imprimir sus solicitadas, edición que llegó a las bocas de venta de canillitas y kioscos: AQUÍ

2 comentarios:

Gringoviejo dijo...

Totalmente cierto lo que decís sobre la publicidad en el canal estatal,no se puede creer.
Y en cuanto a lo otro también,el noventa por ciento de los productos que nos enchufan merced al miedo y la ignorancia son totalmente prescindibles.Y debería haber un control mas estricto sobre los alimentos,medicamentos,cosmeticos,
etc.Estamos consumiendo cualquier cosa,que si bien no te mata ni te enferma de manera evidente te produce otros efectos y trastornos que generalmente uno no relaciona con el producto en si.Lo de la sensibilidad dental creo que es uno de ellos.Hace unos años yo usada una de Colgate que creo que era para sacar el sarro o era triple no se que.Cuando cambiaba por otra los primeros días me hacia doler como la mierda cualquier liquido que llegaba a la boca.Cosa que mientras usaba esa no me pasaba. No la usé mas y listo,se solucionó.Ahora por dar otro ejemplo casi todo el mundo tiene acidéz estomacal o colon irritable o ataque de pánico.Hace unos cuantos años la epidemia era de apendicitis,operaban a todo el mundo,ahora no se ve tanto.Ahora está de moda la cesárea,te la hacen aunque seas un varón hinchado por retención de gases.
Ahora vas con un sarpullido en todo el cuerpo que lleva dos meses y no te encuentran nada,te dicen que es el estres,aunque sea un acopio de granos como pa´cuatro.Saludos.

sandi dijo...

Tan sólo 2 palabras, chegenetic: TE AMO!!!