viernes, 3 de septiembre de 2010

¡TELÉFONO PARA CRISTINA!


Hola. Te tengo que pedir algo. No digas más en tus discursos ese latiguillo impuesto por la oligarquía agroganadera argentina refiriéndose a tiempos donde, ya corrido el indio, eran dueños de todo y los conventillos reventaban de mano de obra barata inmigrante. "Volver a ser el país que supimos ser" y sus variantes impuestas en el colectivo nacional vaya a saber a través de qué y cuáles medios.

Ese gran país que no existió nunca y que no se refiere a los '50 de Perón sino a los '20, cuando como dijo el hijo de Julio A. Roca, económicamente éramos parte del Imperio Británico.

No volvamos a ningún país que supimos ser. Me quedo con el que nos estás dando.

Te quiero mucho y gracias por el fuego.

1 comentario:

'ernan dijo...

Siiii, como odio ese latiguillo hueco. Una vez en mi colegio una de segundo año hizo un discursito en acto y nombró también al "gran país que alguna vez fuimos", y a mí me dieron ganas de sacarle el micrófono y decirle que eso era una pelotudez. Qué se le va a hacer, es el influjo de medio siglo de educación dirigida por Aramburu, Onganía, Videla y Menem, que le inculcaron a la cladse media argentina la noción de la generación del '80 como una suerte de "era dorada". Hace un tiempo escribí una respuesta a Marcos Aguinis por su libro "pobre patria mía": http://www.lsf.com.ar/libros/46/POBRE-PATRIA-MIA/ (es el comentario más zarpadamente largo). Algunos me dijeron que escribir contra Aguinis y contra el pensamiento medio pelo era una pérdida de tiempo, pero a veces la indignación puede más.