viernes, 11 de febrero de 2011

RESISTENCIA ESPAÑOLA A LA LEY ANTITABACO

Acá el enojo al hombre le hizo decir boludeces franquistas, porque lo que no sabe y alguien se lo debería explicar, es que su gobierno puede ser democrático y pacifista que más aún le prohibirán que fumen en su negocio.

Hay que plantar tabaco, en cultivo guerrillero, porque cuando llegue la prohibición total, será el nuevo gran negocio. Reíte del de la prostitución, las armas o las drogas. "Haceme un 100 de tabaco" se va a escuchar en los barrios.

No hay que prohibirlo, como a las drogas, hay que asegurarse que sea tabaco y no porquerías.

¿Dónde encajan tantos cuidados cuando a pibes de menos de 10 kg se los hace dormir toda la noche aspirando un Fuyi Vape que nadie prohíbe? ¿O con que nos cocinen el cerebro con la radiofrecuencia de celulares y antenas? Porque en los bares no podemos fumar pero al mismo tiempo somos "habladores pasivos" de los celulares que nos rodean.

1 comentario:

Hernan dijo...

"Moriré matando frente a este gobierno dictatorial, marxista y terrorista." Vargas Llosa debe estar regocijándose con las palabras de este libertario. Los liberales de acá suelen ser más bien antinacionalistas (salvo Fontevecchia en su tierna juventud, cuando defendía a la dictadura contra la "campaña antiargentina"), pero en España el PP, al ser un hijo directo de los antiguos franquistas, sigue conservando esa cosa bien facha y nacionalista. Las ideologías se mezclan. Y acá tenemos una muestra justamente de eso, por un lado "rebelión fiscal" y "antiautoritarismo" del que promocionan los think tank ultraliberales, y por otro lado vociferaciones delirantes dignas de algún oficial gagá veterano de la Guerra Civil. Todo perfectamente armonizado y coherente: "el gobierno marxista es dictatorial, no solo por rojo sino porque nos cercena la libertad de fumar", sazonado todo con el mote de terrorista (la amenaza mora, faltaba que dijera "y musulmán"; también porque lo acusan de ser blando con ETA).
Cualquier parecido con la gente del "campo" no es pura coincidencia.