jueves, 11 de agosto de 2011

"NETWORK" (1976): Una película indispensable

Network es una película que debe ser vista en estos tiempos de dictadura mediática. Data de otro tiempo de crisis económica en EEUU, luego de la crisis del petróleo de 1973. Es un relato sobre la transformación de la televisión en el nuevo Coliseo romano. Elenco no le falta:

    Faye Dunaway como Diana Christensen
    William Holden como Max Schumacher
    Peter Finch como Howard Beale
    Robert Duvall como Frank Hackett
    Wesley Addy como Nelson Chaney
    Ned Beatty como Arthur Jensen
    Beatrice Straight como Louise Schumacher
    Jordan Charney como Harry Hunter
    Lane Smith como Robert McDonough
    Marlene Warfield como Laureen Hobbs
    Conchata Ferrell como Barbara Schlesinger
    Carolyn Krigbaum como Secretaria de Max
    Arthur Burghardt como El Gran Ahmet Khan
    Cindy Grover como Caroline Schumacher
    Lee Richardson como el narrador (voz en off)


Peter Finch, fallecido antes de recibir su Oscar por la actuación en Network, pronuncia un parlamento bajo su personaje de Howard Bale que bien deberíamos tener en cuenta cuando nos ponemos a creerle a la televisión:

"Edgard George Rubby ha muerto hoy. Edgard George Rubby era el presidente de  UBS y ha muerto a las 11 de esta mañana de una afección cardiaca. Y pobres de nosotros. ¡Los que nos viene encima!
Ha muerto un canoso ricachón. ¿Qué tiene que ver con ustedes? ¿Por qué es una desgracia?


Porque hay 62 millones de americanos escuchándome en estos momentos.
Porque menos del 3% de ustedes leen libros.
Porque menos del 15% leen los periódicos.


 
Porque la única realidad que conocen es la que ven por la TV.
Ahora mismo existe una generación que no sabe nada más que lo que ve en la TV.


La tele es el evangelio, la revelación suprema. La TV puede crear o destruir presidentes, papas y primeros ministros. Es la fuerza más formidable de este mundo ateo.
 
Pobres de ustedes si cae en manos equivocadas.

 
Por eso es una desgracia que haya muerto Edgard George Rubby. Porque esta empresa está ahora en manos de la CCE, la fuerza propagandística más formidable de este mundo ateo, quién sabe cuánta mierda se venderá como verdad en esta cadena.


 ¡Así que escúchenme! ¡ESCUCHÉNME!

 
La TV no es la verdad. La TV es un parque de atracciones. La TV es un circo, un carnaval, una compañía de acróbatas, cuenta cuentos, bailarines, malabaristas, domadores de leones y jugadores de fútbol.
Es el negocio del pasatiempo.
Si quieren la verdad, acudan a Dios.
Acudan a sus gurúes.
¡Acudan a ustedes mismos!


 
Ese es el único sitio donde encontrarán la auténtica verdad.
Nosotros nunca les contaremos la verdad.
Les contaremos lo que quieren oír.
MENTIMOS.


Les diremos que Kojak siempre atrapa al asesino, que nadie contrae cáncer en la casa de Archie Bunker. Y no importa cuantos problemas tenga el héroe, no se preocupen. Miren sus relojes. Al final de la hora él va a ganar. Les contaremos toda la mierda que quieran escuchar.
Traficamos con ilusiones. ¡Ninguna de ellas es real!
Pero la gente se sienta ahí, día tras noche, día tras noche, de todas las edades, colores y sexos.


¡Somos todo lo que conocen!
¡Están empezando a creer las ilusiones que les vendemos!
Están empezando a creer que la tele es la realidad y que sus propias vidas son irreales.
Hacen lo que les dice la tele.
Visten como en la tele.
Comen como en la tele.
Crían a sus hijos como en la tele.
Incluso piensan como en la tele.
Es una locura masiva, ¡Idiotas!
En nombre de Dios, ustedes son la realidad.
¡Nosotros somos la ilusión!
Así que APAGEN LA TELEVISIÓN. ¡Apágenla hora mismo! ¡Apágenla ahora mismo en medio de esta frase que les estoy pronunciando!
¡Apágenla!"


1 comentario:

Daniel Mancuso dijo...

¡¡¡muy bueno!!!
abrazo