martes, 10 de enero de 2012

Batalla de La Verde: Mortandad propia asegurada bajo el mando de Bartolomé Mitre

El 26 de noviembre de 1874 se enfrentaban el Ejército Nacional y el Ejército Liberal en la Estancia La Verde que se ubicaba en el triángulo entre las actuales ciudades de Bolívar, 9 de Julio y 25 de Mayo, ni más ni menos. 

Por parte del Ejército Nacional eran 900 hombres bien armados y disciplinados al mando del teniente coronel José Inocencio Arias, de 28 años, que venía de comerse 5 años de campaña al Paraguay, herido de gravedad en Curupaytí, había sufrido en carne propia la inutilidad manifiesta en las cuestiones militares de Bartolomé Mitre, que en 1874 era un ex presidente, director del diario La Nación, panfleto militante a través del cual se empeñaba en relatar su pasado de fracasos inmensos, de derrotas vergonzosas y criminales como épicas gestas patrióticas, abonos de doctrina.

Y era el general Bartolomé Mitre el que tenía el Tte Cnel. Arias enfrente al mando el Ejército Liberal. Con la victoria de Nicolás Avellaneda para suceder a Sarmiento, Mitre intentaba un golpe.

Arias se había adelantado demasiado al resto del Ejército y se encontró de golpe con las fuerzas de Mitre. Posicionó su tropa de infantería en forma defensiva, eran 900 y del otro lado había 5.000. Si algo había aprendido Arias en la Guerra del Paraguay fue la astucia de los paraguayos a sostener una posición fija a costa de miles de atacantes. Habría que preguntarse si esa tadición es la que da tan buenos defensores el fútbol paraguayo.

Bartolomé Mitre repitió lo único que sabía hacer, demostrado en Curupaytí a costa de 9.000 muertos, mandó su caballería una y otra vez contra la posición de Arias, que la deshizo con fusilería moderna.  

Entre los jinetes se lanzaba a la muerte un amigo de Arias que en medio de una gran pena le tocaba enfrentarlo, Juan Francisco Borges, tío del escritor. En el campo de batalla Mitre dejaba 1.000 muertos. Cada vez era así, Mitre como militar le aseguraba a sus propias tropas una alta mortalidad. Terminó preso en Junín.

De ahí en más Mitre fue desapareciendo de la consideración pública. Demasiadas derrota ridículas para sostenerlas con un periódico, aunque sea uno de doctrina, como La Nación.

José Inocencio Arias fue ascendido a Coronel y terminaría siendo general y gobernador de Buenos Aires durante el Centenario en 1910.

Un siglo después, el dibujante Carlos Magallanes, mostraba así los entretelones de la Revolución de 1974:

 Click en la foto para ampliar

A sólo 2 años de editada esta historieta otros Bartolomé Mitre, bisnieto y tartaranieto del anterior y autoridades del diario La Nación en 1976, pasaban a ser parte de la dictadura cívico-militar quedándose con parte de la fábrica de Papel Prensa junto al diario Clarín tras la tortura y muerte de sus antiguos propietarios.

Los otros Bartolos:

Bartolomé Mitre (bisnieto del "prócer", 1909-1982)

 Bartolomé Luis Mitre (La Nación), Ernestina Herrera (Clarín) y Videla

La Memoria: Estudiantes de la UBA realizando arqueología del campo de batalla de La Verde, en la actual estancia "La Crica":

Lectura complementaria:

CURUPAYTÍ: Ni 140 años de titulares de La Nación tapan la criminal derrota de Mitre

No hay comentarios: