sábado, 4 de agosto de 2012

Fósiles de la Guerra Fría: Los niños radiados del "Duck and Cover"

Los niños de los años '50 en EEUU ante la amenaza nuclear soviética repitieron la rutina de los niños de los '40, que estando lejos de los frentes de Europa y el Pacífico eran entrenados para protegerse de un, en esos años, imposible bombardeo de Hitler. Hacían el "Duck and Cover". La aparición de la V2 le daba verosimilitud a la prudencia y esconderse bajo un pupitre ante bombas convencionales alguna eficacia tenía:

Aparecieron los bunkers domésticos equipados con camas, agua y comida para guardarse como topos hasta que pase el vendaval nuclear soviético:

Jamás una bomba soviética detonó sobre territorio de EEUU. Más de mil bombas atómicas fueron detonados por el gobierno de EEUU en su territorio.

La amenaza estaba en casa y no era soviética, era capitalista. La primera que detonaron fue en Nuevo México y la nube llegó a Albuquerque y a Santa Fe, con decenas de miles de habitantes a los que ante el ruido se les dijo que habían detonado un viejo arsenal. La nube radiactiva en esas ciudades era transparente. Los niños estaban sentados en sus bancos.

También lo estaban los niños radiados del estado de Washington. El Reactor B fue el pimero donde se obtuvo Plutonio y de donde se obtuvo el material para fabricar las primeras bombas atómicas. Comenzó a funcionar en los '40 y la radiación cruzó la frontera de Oregon:

Luego durante años en el desierto de Nevada se detonaron cientos de bombas una más fuerte que la otra, algunas grotescas, como la que dejó el cráter superior de la foto, claramente mayor que los otros próximos:

Los años de pruebas nucleares en Nevada y las trazas radiactivas hacia el Atlántico:

EEUU a sus niños los metían bajos los pupitres ante una amenaza que dejaba paisajes como el de Nagasaki la mañana posterior a la bomba, donde no se ven niños, ni pupitres, ni colegios, pero no les avisaron como les estaban dejando sus tiroides:

1 comentario:

Javier Trettel Buteler dijo...

Hoy, a los pibes y pibas en EEUU, les enseñan que todo el territorio amazónico no pertenece a nadie.