jueves, 28 de febrero de 2013

Guerra Fría: Los veteranos le licuan los eufemismos

Su insignia dice "Nosotros recordamos".  Los veteranos de la Guerra Fría.

Son personas olvidadas. Al participar de una guerra fría, como la llamaron, es lógico que no haya calor popular hacia ellos como héroes. Sucedía mientras a los ciudadanos de EEUU las fábricas les producían miles de bienes de consumo novedosos, enormes autos, el sueño americano disfrutado bajo paranoia nuclear.

El primer recordatorio en su sitio web es para los caídos en el USS Liberty atacado por aviones israelíes. Tal vez inesperado si se honra a los caídos en la Guerra Fría contada como buenos y malos.

El siguiente es de un piloto de la CIA en la batalla de Dien Bien Phu, donde los franceses serían derrotados por el Vietminh. El 80% del material y armamento consumido por los franceses desde 1950 a 1955 fue entregado  y a cargo de EEUU, que ayudó a Francia lo suficiente para que elimine enormes cifras de soldados del Vietminh pero no para ganar esa guerra. EEUU desde 1951 infiltró agentes de la CIA en Vietnam simulados como asesores en agricultura, buscando la tercera posición a través de generales vietnamitas al que le armaban un ejército personal.

También hay un caído en Laos en los años donde el gobierno de EEUU decía que no tenía tropas en Laos. En Angola y en algún caso sí, alguien abatido por el enemigo de la Guerra Fría, la Unión Soviética.  Un raro caso. Porque la Guerra Fría fue muy caliente en todos lados menos en los territorios de los contendientes. Medio Oriente, Asia, África, Oceanía, los Polos y Latinoamérica. 

Un mapa ilustra algunos de sus teatros de operaciones:

Podemos ver en verde Guatemala, El Salvador, Nicaragua, muchos años de muerte, de mucho horror. Genocidios, etnicidios. Disfrazaban de soviético a cualquier movimiento campesino. Masacres enormes. Grenada, la primera guerra después del Vietnam televisado, la censura extrema.

En Bolivia matan al Che Guevara en 1967 y en Chile Allende se suicida en La Moneda en 1973 durante el golpe. Los veteranos, olvidados, cuentan la verdad. Chile y Bolivia figuran como teatros de operaciones. Sin vueltas, sin eufemismo imperial, sin Alianza para el Progreso, sin ALCA. Por eso honran a los caídos en el USS Liberty, ganándose de enemigos al lobby israelí, que en muchos casos trata que algunos hechos nunca lleguen a esclarecerse.

Y no faltan los caídos en Angola y el Congo. Esta agrupación de veteranos tiene sus caídos en los lugares donde su gobierno siempre dijo no estar.

En el resto de los países no los necesitaron, o tuvieron suerte que no haya muerto ninguno. Eso sí, les faltó poner en verde a Uruguay y un homenaje a Dan Mitrione, otro asesor de agricultura.