domingo, 16 de junio de 2013

Baldosas de la Memoria: Enrique T. Desimone

El 15 de junio se colocó una baldosa enfrente al edificio donde vivió Enrique T. Desimone, alias Peter, Peter Parkinson, Terrabusi...

Militante de Descamisados y Montoneros. Lo asesinaron en La Plata, el 22 de noviembre de 1976 y lo desaparecieron.

Fue un sentido homenaje donde estuvieron sus compañeros, su esposa, sus conocidos y los que no lo conocimos pero lo aprendimos a querer queriendo a su hermano y su cuñada. Lo organizó Memoria Palermo, que pone baldosas donde vivieron o desaparecieron militantes bajor el terror de estado en ese barrio.


IL CUORE E UNO ZINGARO
(A Quique)

Recuerdo los días de ilusiones y personas que zarpaban de nuestro puerto con rapidez insensata.

Aunque me niego a flotar en los recuerdos sin entender la lógica cruel de llegadas y partidas.

Tu amor vuela y reposa en mis alas.

De ellas brota una lágrima certera, ácida como flores en campos de batalla.

Porque el amor que fue negado es rojo y verde.

Y llora en forma de jazmín.

Mi dolor no tiene causa ni fin. Está cansado y no duerme.
 
Quiero cerrar la puerta y encerrar mis dudas. Tal vez, al oír mis desvelos, me contarías verdades.

Te extraño, sí.
¿Sería una amenaza la utopía de estar juntos?

En este tedio mundanal, los ideales son como olas dentro de caracoles.

Te extraño, sí.

No sé, a veces siento la tristeza al aplastar flores en libros, o ponerlas en jarros.

¿Será esa la única certeza?

Ya te veo durmiendo en el sofá turquesa.
Afuera, Nicola cantaba “Il cuore é uno zíngaro”.
Munú miraba en silencio, tejiendo nubes de seda.
Edgardo, perplejo, te amparaba del tiempo.
Luces que partían de una casa radiante, sensitiva.
Nuestras luces huyendo de la lluvia.

Sin embargo, hoy es el día. Galopo los épicos sabores del alma.
Beso el mar y la dulzura.

Hay tantas cosas que quiero olvidar. Y tantas que quiero guardar…
 
Hoy es el día.

Hoy es día de festejo.

Estamos más livianos, más vivos. Más libres.

Hoy es día de llamar a los fotógrafos de horizontes, y sentir vientos de todos los colores.

Hoy es día de abrazarnos, envueltos en frambuesas y otras emociones.

Hoy es tiempo de omitir la mente y sus temores.

Hoy es tiempo de exiliar a la culpa. Y entregarse.
 
Le hemos encontrado un sentido a la agonía…

Enciende tu vida, manos de fuego, pétalos de oro.

Muerde el cielo con sangre infinita.

Atraviesa nuevamente el mundo. Olvida las murallas.

Susurra y grita al mismo tiempo.

Por eso, deshojemos placeres sin miedos conocidos.

Soltemos la vida, golpeemos los mares,

Hundamos la piel en kilómetros de besos,

y abracemos los cuerpos como si no los hubiera.

No me olvides hoy, ni nunca…

A partir de hoy, estamos juntos.
 
Juntos, para quedarnos.

Daniel De Simone*, Berlín, 14 de junio de 2013

Y Enrique estuvo...


*Sobrino de Enrique T. Desimone