viernes, 21 de junio de 2013

LIBIA: El mayor tráfico de armas a cielo abierto (Un logro de la OTAN)

Los informes más recientes clasifican el sur de Libia como el mayor mercado de armas a cielo abierto. La zona de frontera entre Argelia y Libia está bajo alta tensión. 

"¿Cómo podemos controlar el contrabando en la frontera? ¡Se trata de más de 1000 km! Incluso los Estados Unidos, con toda la tecnología que tienen, no pueden controlar tan lejos", dice un oficial argelino.

En Illizi, a unos cien kilómetros de la frontera con Libia el Ramadán y la ola de calor que se avecinan son suficientes para desalentar a unos 40.000 soldados desplegados en la frontera, según este oficial que conocimos en Illizi. Sin embargo, según varias fuentes de seguridad, el dispositivo de vigilancia funcionaría:

Desde 2012, las actividades fueron detenidas el mismo día, aunque todavía un 10 a un 20% de las armas logran pasar. "Y seguimos comprometidos, nuestros miembros han optado por no tomar vacaciones durante el mes de Cuaresma para quedarse con nosotros para proteger las fronteras ".

Del arsenal de Gadafi que las fuerzas de seguridad fueron capaces de recuperar, el 40% alimentaría a grupos salafistas incluso Hamas y Siria. Según una fuente de seguridad, casi 4 mil millones de armas se encuentran actualmente en ese mercado.

Además de los guardias fronterizos y militares fueron reclutados dromedaristas. "Se trata de jóvenes de la región, a menudo sin empleo. Ellos viajan en camello e informan a las fuerzas de seguridad de cualquier movimiento sospechoso ".

Hay aviones de vigilancia de Estados Unidos que sobrevuelan Libia, al sur, al oeste y al este, cerca de la frontera con Egipto, Túnez y Argelia desde 2011. Aeronaves no tripuladas, despegando desde bases italianas. Las fuerzas estadounidenses tendrían el apoyo de los equipos franceses.

Tres ejes ocupan la atención de la OTAN: la vinculación Djadoune (norte de Níger) a la ciudad de Sebha (la más importante ruta de migración ilegal), el de Erg Murzuq y varios pasajes estratégicos a través de la región de Tajiri a Túnez ya Awbari (suroeste de Libia).

De acuerdo con un informe sobre un sitio web de la tribu Toubou libio (grupo étnico presente en Chad, el sur de Libia y el noreste de Níger, partidario de Gadafi a principios de la guerra), hubo varios meses de ataques aéreos.

Y de acuerdo a los servicios de seguridad argelinos, aviones franceses y/o de EEUU vigilan al sur de la frontera con Libia. Un testigo en Arlit (Níger Norte) evoca un ataque de los drones durante un intento de parte de contrabandistas de cruzar la frontera en la región de Tajiri, en el sur de Libia.

Las autoridades argelinas han informado que desde Libia llegó al hospital de Djanet un hombre que fue alcanzado por un cohete disparado por un avión no identificado en diciembre de 2012. A pesar de todas las operaciones del ejército y los guardias de frontera, los contrabandistas siempre encuentran nuevas formas de cruzar fronteras. "Los contrabandistas juegan con nosotros al gato y el ratón", dice un guardia de frontera.

Según los informes de seguridad, los grupos salafistas libios que se esconden en el sur profundo tienen camiones llenos de armas a la espera de ser vendidos. El tráfico de armas se organiza en torno a dos áreas.

En la primera, de Sinaouane en el sur de Túnez y la región Guemmar (El Oued), circulan principalmente hombres del AQMI. En la región Tinaret Hamada, al oeste de Libia, están la mayoría de los pasadizos secretos. Pero otros pasajes también se han identificado en Hamada El Amra, cerca de Ain El Zine.

Los Hijos del Movimiento del Sáhara para la Justicia Islámica y Mokhtar Belmokhtar comparten la segunda zona: Meseta Djadoune (noreste de Níger) de la frontera con Libia, Argelia y Tafest Wadi (río seco que atraviesa el suroeste Libia al sur de la provincia de Illizi a Djanet oeste hasta la frontera con Túnez).

Lo que preocupa a las autoridades: las armas pesadas que operan principalmente en el triángulo entre Libia, Níger y Argelia. Para hoy, los Kalashnikovs AK-47 ya no son atractivos para los terroristas. Según los informes de seguridad, el 90% de los Kalashnikovs y granadas de contrabando los trafican bandas criminales, no terroristas.

"Las fuerzas estadounidenses y francesas son cada vez más sofisticadas, dijo una fuente de seguridad. Para equilibrar las fuerzas, los terroristas se ven obligados a buscar mejores armas", entre ellas: Cohetes Katyusha que yihadistas montan sobre lanzacohetes tradicionales, misiles Grad y cohetes Kornet (antitanques).

Más curioso, misiles anti-buque. "Armas muy peligrosas que podrían paralizar la navegación en el Mediterráneo", dice nuestra fuente, y agregó: "Ellos también están buscando rifles de francotirador, morteros, cañones, misiles, minas antitanques y vehículos blindados y explosivos".

Esto plantea una gran preocupación para el Departamento de Defensa, que han puesto en marcha una célula de crisis y reclutó una compañía especializada en información sobre el comercio clandestino de armas. Los servicios de seguridad argelinos siguen modelos de estas armas que se recuperaron en las fronteras orientales y meridionales.

De acuerdo con un experto en la lucha contra el terrorismo en el Sahel se reunieron cerca de la frontera armas incautadas por docenas de transacciones del AQMI en el contexto de la lucha contra el contrabando en los últimos dos años. "Después de experiencia en los laboratorios del ejército argelino, ahora sabemos que no sólo vienen de Libia, también de los países del Golfo como Qatar y los países occidentales y que fueron entregados a los rebeldes libios durante la revolución ".

Fuente: CRIDEM

Un regalo de Sarkozy y Cameron al mundo: Armas libias en 12 países