sábado, 27 de julio de 2013

60 Aniversario del armisticio de la Guerra de Corea

La Guerra de Corea recorrió el país en toda su extensión. A casi todos los civiles en algún momento la línea del frente los alcanzó. Primero el empuje de las fuerzas de la ONU hacia el norte hasta casi con la frontera china (hoy nos referiríamos a ellos como la OTAN y así lo vamos a hacer). 

Luego un tsunami de soldados del Ejército Popular Chino que provocaría la mayor huída de EEUU en un guerra. Un poco del sur quedó sin ocupar nomás. Luego del desembarco en Inchón obra del general MacArthur otra vez la OTAN hacia el norte. Esta guerra le costó la carrera, incluso la presidencial. Una suerte, MacArthur tenía la tendencia se terminar las guerras con bombas atómicas.

Hoy en el 60 aniversario del armisticio los coreanos del norte festejaron con el rigor y la geometría del último bastión del stanilismo, modelo por el cual millones de coreanos del norte combatieron. Del culto a la personalidad del norte a la intrascendencia de quién gobierne el sur, allí gobiernan las corporaciones.

No todos los veteranos son tan ancianos como estos o que uno esperaría para un 60 aniversario. Cuando la OTAN llegó más al norte, los adolescentes que quedaban estaban todos en armas. De la misma manera cuando los chinos llegaron al sur.

Los coreanos pagaron caro la Guerra Fría que empezó ya durante la Segunda Guerra Mundial. Los partieron en dos. En esa Guerra Fría que se le puso nombre una vez terminada la otra. Durante la Segunda Guerra era mejor no hablar de ciertas cosas, para que no afloje "el esfuerzo de guerra". 

Los comunistas en Francia, Gran Bretaña y EEUU eran una fuerza laboral en las fábricas de armamento que no se podía prescindir. En Francia ocupada eran gran parte de la resistencia (una vez que Hitler invadió Rusia, antes no). Mal funcionaría todo si esos obreros leyeran en los periódicos las conversaciones de Churchill y Roosevelt sobre Stalin.

Los coreanos tenían un pecado. Muchos formaron parte del Ejército Imperial Japonés en su invasión a Asia continental. Luego con los años se vería a coreanos del sur en unidades militares bajo el mando de alguna unidad de la US Army en Vietnam, el imperio vencedor en 1945.

En la OTAN de aquel entonces hubo muchos países en la intervención en Corea. EEUU su mayor aportante. 

Gran Bretaña envió aviones, barcos y tropa. Por esos días peleaba guerras coloniales, la mayor en Malasia, tratando de mantener su influencia en zonas de su viejo imperio que se había caído a pedazos. Hoy veteranos ingleses celebran en Gran Bretaña días pasados en Corea.

En su época la Guerra de Corea no le interesó a nadie en Occidente. Hartos de la Segunda Guerra estaban en el Baby Boom y comprar electrodomésticos fabricados en el remanente industrial del incipiente aparato militar-industrial que denunciaría, sin que nadie después hiciera nada al respecto, Eisenhower en su discurso de despedida como presidente de los EEUU. 

Estuvieron Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Grecia, Turquía, Holanda, también Francia, que al mismo tiempo tenía una fuerza expedicionaria tratando de recuperar la colonia de Indochina, que de guerra colonial, pasó a ser, mágicamente, junto y gracias a Corea, una lucha por la libertad y contra el comunismo.