viernes, 10 de septiembre de 2010

EL CORO DE NIÑOS DE WASHINGTON

Apenas reciben las partituras se ponen a cantar alborozados. Son demasiado grandecitos ya, pero siempre se resistieron al reemplazo. Últimas funciones.

1 comentario:

Gringoviejo dijo...

Y además,hay que decirlo,algunos desafinan como chanchos y hasta sobreactúan la partitura hasta un nivel de no credibilidad.