viernes, 5 de noviembre de 2010

¡Qué lindo que Infobae se preocupe por el Colón!

Claro que es ahora, cuando los gremios hacen paro. A Hadad cuando era chico el padre no lo asustaba con el cuco, le contaba cuentos de gremialistas.  Es una pena que Infobae no haya recogido de tantos blogs, de tantas agrupaciones, como los Habitués del Teatro Colón, que vinieron denunciando la impronta PRO en la reacondicionamiento del Teatro Colón. 

Cosas del destino, si no hubiera habido un Cromañón, el Colón se salvaba de Macri. Las dos gambas de pibes muertos hizo que el electorado porteño votara a Macri luego del golpe institucional contra Ibarra, cuando se juntaron la derecha y la izquierda, como con la 125, como en los '50.

Raro, porque muy poco del público de Callejeros votó o votaría a Macri y entre ellos están los que murieron y los que quedaron con daños pulmonares, que tal vez ni se hicieron ver por pensar que a ellos les fue leve y que tendrán problemas respiratorios en la madurez. Ya que la destitución de Ibarra habla de responsabilidad política de parte del estado autónomo de la ciudad: ¿Tendrá Macri un gabinete de salud para el seguimiento de esos pibes con daños pulmonares? No creo. Se dedicó a otros seguimientos.

Este blog se preocupó un poco antes que Hadad: El Colón en los tiempos de Macri

3 comentarios:

Sol dijo...

Muy buena crítica y muy bueno el blog.
Un placer haber llegado hasta acá.
Besos.

Susy dijo...

Excelente comentario, Che.
Doy fe de que fuiste de los muchos que reclamaron atención para los desastres que se estaban haciendo en el Colón y para los atropellos que estaba sufriendo el personal técnico y artístico.
Nadie nos prestó atención.
Yo tuve que renunciar al Foro de Armando Ayache, dedicado a la música clásica, porque él me dijo que la gente sabía de memoria lo que yo pensaba de Macri y de García Caffi. En una palabra: yo los estaba aburriendo.
Teníamos que llegar a esto: paro general por tiempo indeterminado. Ahora que los abonados ponen el grito en el cielo porque compraron entradas caras, o pagaron pasajes caros desde el interior para venir a ver a artistas de renombre, se produce el escándalo.
Hasta este momento, ni a las autoridades ni a la gente paqueta le importaba un rábano lo que estaba sucediendo.
Lo único importante eran los negocios que podían hacerse con el Colón privatizado y el personal amordazado.
Buenísimo eso de que el padre de Hadad le contaba cuentos de gremialistas para asustarlo cuando era chico.

Che Genetic dijo...

¡Gracias, Sol!

Susy, lo mío no es nada, fui tres veces al Colón y una fue la fiesta que hizo Fontevecchia en los '90 para el lanzamiento de Caras en Brasil. Una noche de Menemismo explícito con Sultán y todo.

Pienso en Uds. los que lo han disfrutado desde siempre.

Abrazo