martes, 2 de julio de 2013

SIRIA: De indignados y rebeldes.

 Cuando se ejecutó el plan sobre Libia los medios en cadena global nos contaron de "indignados" contra el "régimen" de ese que se vestía tan raro y vivía en carpa, manifestando por la democracia en las plazas de Bengazi siendo bombardeados por aviones de combate de la fuerza aérea del tirano carnicero. El ataque aéreo sobre civiles nunca existió. Poco importó.

Luego, al intervenir la OTAN, la cadena global nos mostraba a bandas armadas que llamaron "rebeldes" avanzar locamente luego que las 24.000 misiones de combate de aéreo de Francia y Gran Bretaña despedazaran regimientos enteros del ejército libio.

Nunca mostraron los soldados de Qatar con uniformes oficiales, los comandos anglo-franceses y no les preocupaba que aquellos "rebeldes" hablaran con diferentes acentos de todo el mundo árabe, el 99% de sus consumidores de noticias no sabe árabe. Eso se notó al no publicar aquel video del linchamiento de Muammar Kadhafi, donde se escucha claramente a un par de paramilitares colombianos partícipes del magnicidio.

Mientras a los indignados en Europa la policía les parte y reparte, inventar represiones desmedidas de un Estado de un país a destruir pone a esos indignados del lado de aquellos gobiernos neoliberales que los esquilman y cagan a garrotazos. Gobiernos e indignados unidos en contra de algún "régimen", de algún líder despositado en sus mentes por los medios y sus farsas como el villano de turno. El sindrome de Marvel Comics. Indignados del mundo uníos, que la OTAN hace el resto.

En Libia de "indignados" pasaron rápido a "rebeldes" gracias a los medios. Los indignados en Europa y los Occupy WS no pasaron a rebeldes, sus gobiernos prefirieron empezar a llamarlos terroristas, rápidamente, gracias a los medios.

Hoy el villano de turno Al Assad no vende, es blanco, siempre de traje y corbata, vivió en Londres. Les cuesta venderlo como atemorizante al ojo occidental. No logran en Siria el objetivo tan rápido como en Libia, pero no cesan en cumplir lo que dice el manual.  Las armas químicas son en esta ocasión el caballito de batalla. Un golpe de efecto para que el indignado se indigne en otra dirección.

Siria es un Bahía de Cochinos a gran escala. Los mercenarios fueron consumidos de a miles por el fuego del ejército sirio pero esta vez los aviones de la OTAN no intervinieron como en Libia para convertirles lo de Siria en un paseo, sólo hacer la tarea como en Libia de rematar lo poco que había dejado vivo la letalidad de las bombas de fósforo, de uranio empobrecido y las cacerías como a patos contra unidades del ejército libio con patrullas aéreas nocturnas con visión infrarroja satelital de la OTAN.

El concepto mediático "rebeldes sirios", esa fábula, poco ayuda y ayudará al bienestar del pueblo sirio, aquel que Occidente y las monarquías del Golfo dicen ser amigos. Hoy en el diario El País titulan:

La carnicería que los esbirros de la OTAN, que pueden ser chechenos, turcos, iraquíes, libios, tunecinos, marroquíes, europeos y estadounidenses, cometen en territorio sirio, una vez transportados por aviones de Qatar, son adjudicados a esa fábula, la de los "rebeldes sirios" y con eso a la Siria misma.